NOTICIAS

MICHEL CÁRDENAS Y EL MALABARISMO POÉTICO– GASPAR ALTAMAR GALLEGOS-

14 octubre, 2019 // 0 Comentarios

  aspar Altamar Gallegos 30 de septiembre a las 23:58 ·    MICHEL CÁRDENAS Y EL MALABARISMO POÉTICO GASPAR ALTAMAR GALLEGOS CRÍTICO DE ARTE CIRCENSE.   -Mi Patria- dice Michel Cárdenas- cuando desde el avión observa la imponente Cordillera de los Andes. –Mira qué hermoso, ya estamos en Chile- le dice a Yamilet Valverde, su esposa y a sus hijos Maka y Leialoha-. Michel se ejercita en el Coreto, se va a reencontrar con sus hermanos. Observa sus benditas manos de malabarista, el ritmo se apodera de sus pies, respira profundo, se inflama de fe y optimismo y se desliza como danzando hacia el centro de la pista. Se desplaza Michel por la esfera de la pista, la música lo invade y se expresa en su cuerpo. Una cascada de figuras fluye desde sus manos, unas oscilan como remolinos vivientes, hiperactivos, velocistas del espacio, lo inaudito de girar ante la ausencia del viento, de objeto inanimado a la conversión milagrosa de lo animado, a la vida u obra creada por el artista. Las pelotas se elevan, se transfiguran en cilindros y en conos imaginarios. Se irradia en su mente el recuerdo de los éxitos obtenidos en festivales internacionales de las artes circenses, como el de Albacete en España, entre los doce mejores del mundo; el de Wuqiao de China donde obtiene el tercer lugar y en el Master Awards en Rusia, nominado el mejor artista del mundo, quedando entre los cinco mejores, entre tantos otros festivales donde ha participado y obtenido importante premios. Mientras transitan estos recuerdos por su mente el público le brinda al unísono de los aplausos un merecido reconocimiento a su arte del malabarismo. Hace girar las esferas a una misma distancia, aceleran su viaje de ida y regreso, se cruzan entre sí como argollas olímpicas. Se entrega a su máxima inspiración, la armonía de las esferas en perfecto movimiento se vuelcan velozmente a su cuello, como anillos inseparables en sus dedos. Michel Cárdenas se detiene unos segundos, después de un triple giro, extiende sus brazos y una de sus rodillas se aferra a la pista añorada del circo chileno, en donde cinco generaciones de su familia mantienen la tradición circense. Son los insignes Cárdenas. El aplauso no se deja esperar, siente el reencuentro con sus raíces después de largos años en el extranjero, en diversos circos de prestigio internacional. Lo invade la emoción, el público lo impulsa a retomar la actuación. En su arte del malabarismo fluyen de una misma fuente las acrobacias, el baile, la danza, el equilibrio, los sublimes y veloces movimientos de los aros, las pelotas y las clavas. El ritmo de la salsa invade todos los espacios. Michel se deja llevar por su percepción y expresión coordinada de su cuerpo. Inicia el vuelo de las clavas, de aquellas que se escapaban de sus manos a los dieciséis años de edad, cuando se siente atraído por el malabarismo. De pronto una de las clavas se detiene erguida en su frente, la sostiene por unos minutos sin abandonar el ritmo de la salsa, la deja caer para impulsarla con su talón y devolverla a sus pares para reiniciar el vuelo. Michel disfruta su arte, su entusiasmo alienta al público y comprende su mensaje. Se estremece la pista entre el ritmo y los aplausos. Michel continúa con más energía, la creación en su máxima expresión poética cuando las clavas transitan como un carrusel en el entorno de su cuerpo. Una de las clavas se libera a las alturas, Michel efectúa un salto mortal o un triple giro, con la velocidad de un trompo, para a traerla a sus manos. Francis Brunn, malabarista alemán nacido en el año 1922, dejó su huella en Michel Cárdenas en cuanto a la incorporación a su arte de la acrobacia, el equilibrio, el ritmo musical, el baile y la danza y Antony Gatto, nacido en el año 1973 en Estados Unidos, actualmente retirado es su referente por la velocidad y precisión en el ejercicio del malabarismo. Michel Cárdenas tiene virtudes en su actuación que no las tiene Antony Gatto, considerado el mejor malabarista de todos los tiempos por la velocidad y precisión. Así como Gatto tiene esas virtudes que Michel día a día perfecciona con su disciplina y perseverancia y se acerca al emblemático del malabarismo mundial, para llegar algún día a la cúspide. Se anuncia el acto más importante de Michele, malabarismo con nueve aros. No se detiene el movimiento, el ritmo, se concentra, mira hacia el cielo y a gran velocidad giran los aros uno tras otros, como ruedas multicolores. Recibe cada una de las esferas y se despide con giros y acrobacias. Siente el cariño acá, en su tierra, donde sus antecesores consanguíneos contribuyeron a la formación de estrellas del circo chileno. Michel Cárdenas Rojas, actualmente es artista estelar del Circo Classico del Perú y es considerado por la crítica como uno de los mejores malabarista del mundo.

1 2 3 182