NOTICIAS

Entrevista a Tachuela Grande (CL)

7 octubre, 2017 // 0 Comentarios

NOTICIAS   Entrevista a Tachuela Grande (CL)   05-10-2017 Joaquín Maluenda, leyenda viva del circo chileno.     Ad portas de la presentación este miércoles del libro que resume su vida y la del rubro que lo llevó a la fama, Joaquín Maluenda abrió su corazón y su carpa para hablar de cómo se gestó este compendio de más de 50 años vivencias en una actividad que se inició en la precariedad y evolucionó a profesionalización y protección de su gente y sus espectáculos. “Tengo 65 años y 9 meses de Tachuela y hace más de 50 años que estoy dando la pelea por el circo. Le he ganado a la vida montones de veces”, sentencia Joaquín Gastón Maluenda Quezada, el famoso “Tachuela Grande” sentado en un confortable sillón del espacio que antecede a la gigantesca carpa erigida en la tradicional esquina nororiente de Alameda con General Velásquez donde por años se ha instalado el circo Los Tachuelas. Allí el empresario circense recibió a La Nación para hablar del libro “Recordar es vivir: Conversaciones con el Tachuela Grande”, que será presentado en ese icónico lugar la tarde de este miércoles compendia más de medio siglo de su oficio de payaso y emprendedor del rubro y que escribió el joven profesor de castellano del Instituto Nacional, magister en educación, cuenta cuentos y escritor, Alonso Garay Silva, un fan del circo que lo contactó para que concretaran juntos un proyecto que hace años quiso concretar pero que el trabajo le fue posponiendo “dejando sólo 30 hojas escritas por ahí”. ¿Cómo surge este proyecto del libro? – Nace hace cuatro años, en busca siempre de divulgar la cultura circense, de dejar una biografía del circo y su gente, que no está en ninguna parte del mundo. El circo siempre ha sido discriminado por la literatura, somos los parientes pobres de las demás manifestaciones del espectáculo, y yo he tratado toda mi vida de cambiar eso y tengo que dar gracias a Dios que logré muchos cambios. ¿Hay textos que se asemejen al que usted está presentando? – De la categoría del libro que hizo Alonso no hay recuerdo en la historia del circo. Ahora, ¿por qué es importante? Porque aquí no sólo se habla del Tachuela Grande, sino arrastrar a la gente a la cultura del circo, porque en el libro hablamos de la historia del Tony Caluga, del Tony Chicharra, de los orígenes del Tony Tachuela, hablamos de cómo nace el primer circo Los Tachuela y cómo era en esos tiempos el cambio del circo en general. Ése es mi norte”. ¿Cuáles son esos cambios logrados en estos años? – Tengo el orgullo de decir que soy uno de los gestores de haber erradicado la frase: la pobre gente de circo. Hace 15 años hablar de circo era referirse así a la gente, hoy vamos al circo más pequeño y todos tienen su casilla, su camioneta, su auto, ya las carpas no son tan precarias y ese es un logro. Muchos creen que solo trabajamos en septiembre, que los niños no estudian, que no tenemos baño y es todo lo contrario, sólo paramos en junio para las vacaciones. ero para llegar a tener su propio circo y dar empleo a muchas personas, principalmente a su familia, Joaquín Maluenda tuvo que recorrer un largo camino que comenzó en la comuna de Conchalí con muchas necesidades y que se tornó más complejo con el fallecimiento de su padre, el Tony Tachuela, porque tuvo que pasar a ser el padre de sus hermanos. Este libro reúne la historia de Los Tachuela… – Por supuesto que el libro narra toda la historia de Los Tachuela, pero creo que lo rescatable es que reúne varias condiciones que son buenas para la sociedad, no solamente la que gusta del circo, porque muestra la historia de un emprendedor exitoso, de hecho, he dado charlas en colegios, en universidades sobre el emprendimiento del circo y la experiencia que comenzó en el patio de nuestra casa con los cinco hermanos jugando a hacer circo cuando vinieron dos niñitos y nos compraron dos entradas y al otro día teníamos cien niños y a los tres días 300 vecinitos con una moneda, y hoy tenemos el circo más grande de Chile. En el fondo le ganamos a la vida. ¿Cómo es la vida interna de un circo? – La vida del circo es un mundo mágico donde todos son importantes. Uno busca a la primera figura en la pista para aplaudirla, pero la persona que está limpiando los baños es tan importante como ella. Todos son necesarios, pero nadie es imprescindible, unos salen, otros entran. La vida del circo empieza y termina tarde, cada uno hace su trabajo porque el circo no son sólo los artistas, hay obreros, capataces, publicistas, las mujeres tienen un rol fundamental porque se preocupan de los niños, de llevarlos al colegio, que hagan las tareas y en la noche están la pista listas para sus presentaciones o en alguna área del circo cumpliendo alguna función. El Tachuela Grande también aprovecha de despejar las dudas en torno a la relación con su hermano Agustín, el Tachuela Chico, su inseparable pareja artística hasta hace siete años cuando tomó su propio camino para instalarse con su hijo el payaso Pastelito. ¿Cómo fue la separación con su hermano que armó un circo con su hijo? -Cuando el Tachuela Chico se fue a armar su circo, fue muy triste para mí como hermano mayor porque estaba dejando ir a mi ‘hermano hijo’, pero la ley de la vida es esa y tenían ese proyecto de vida de hacer un circo padre e hijo, y si bien Pastelito tiene mucho talento, cuenta con una figura potente es su padre. Entonces, no podía coartar a mi hermano y se fue. La gente dijo: ahí murió el circo Los Tachuelas pero no fue así. Entones, ¿no hubo un quiebre entre ustedes? -Para nada, es que toda la vida han tratado de llevarnos a eso. Han querido […LEER MAS …]

1 2 3 136