LA COLUMNA DE ROMEO DE CURICO

image

 

Profunda emoción es la que siento en mi corazón al ver que mi querido circo chileno ha sido reconocido como se lo merece y como siempre lo anhelé. El circo chileno ha sido mi gran amor y gran pasión. A lo largo de mis años he dedicado mucho tiempo en tratar de recopilar la historia y más aún a tener en un lugar especial en mi hogar la historia misma del circo a través de la imagen de sus grandes artistas. 
Siempre desde mi tribuna traté de contribuir a difundir y a enriquecer a las personas de mi entorno contando un poco de la historia y de la vida misma del circo. 
Conforme han ido pasando los años logré hacer amistades en el circo y puede de a poco ganarme el afecto de muchos que siempre me han tratado con cariño y han visto en mi a un buen ser humano que no busca más que las buenas Intenciones.
Agradezco profundamente a todos aquellos que han compartido conmigo y agradezco profundamente también a todos ustedes por bien entender que lo mío es amor y admiración hacia vosotros y hacia el circo.


Hoy que el circo ha sido reconocido a través del gobierno de Chile, no me queda más que felicitar a todas aquellas personas que lograron esto, a los dirigentes del sindicato y de EMARCICH, a quienes a modo personal realizaron sus propias gestiones y por su puesto a todas esas personas que anónima mente contribuyeron a este logro. Se que son muchas y mis felicitaciones nacen porque se que detrás de este logro hay mucho trabajo, desgaste físico y mental, malos ratos, gastos, hasta lágrimas y tantas cosas que seguramente más de alguien vivió y quizás cuantas veces más de alguien habrá pensado si valía la pena o no seguir haciendo lo que se hacía de momento y siguió batallando pese a no avizorar nada positivo para el futuro.


Vaya mi reconocimiento y admiración profunda para todos aquellos y aquellas personas que partieron a mejor vida y se fueron de este mundo esperando y deseando ser reconocidos como hoy lo son los circenses de mi país. A esos “viejos y viejas” que forjaron a base de esfuerzo, sacrificio, sudor y lágrimas lo que hoy es el circo chileno.
Mi gran amor hacia el circo chileno seguirá vivo en mi corazón, la historia del circo seguirá estando viva en mi mente y en mi hogar, en la medida que pueda siempre estaré dispuesto a seguir contribuyendo con un granito de arena, no tengo arte ni parte en este logro, no me siento parte directa de esto, pero si me siento parte indirecta ya que siempre he tratado de reconocerlos en la medida que he podido porque considero que sus vidas son dignas de admirar porque no cualquiera hace circo y no cualquiera es portadora de una vida tan única como la vida que ustedes llevan a cuesta.


Feliz por su reconocimiento queridos amigos del circo chileno, un abrazo fraterno y emotivo de parte de quien los quiere y admira profundamente, Romeo Hernández Ortiz.

La imagen puede contener: 2 personas, personas sonriendo
La imagen puede contener: 3 personas
La imagen puede contener: 2 personas, calzado
La imagen puede contener: 6 personas, incluido Alejandro Hernández Romeo, personas sonriendo, personas de pie
La imagen puede contener: 6 personas, incluido Alejandro Hernández Romeo, personas sonriendo, personas de pie y calzado

Deja un comentario.