La Columna de Romeo Hoy Arturo Peña o La Loca de la Cartera.—

En varias ocasiones he visto vídeos de Arturo Peña más bien conocido como “Negra Lay” donde muestra los diversos oficios que ha ejercido en el último tiempo. Lo he visto cortando árboles, picando leña, acarreando aserrín en carretilla, haciendo almuerzo para sus compañeros de trabajo, etc. Tengo muy claro que la gente de circo es esforzada, trabajadora, luchadora, que de alguna u otra forma han sabido salir adelante y se han reinventado ejerciendo diversos oficios en este último tiempo y también a lo largo de la historia.

Arturo dice que ya está cansado, con sus brazos que ya no dan más, pero ahí está, no se queda y sigue poniéndole el hombro pese a que tal vez lo único que desea es descansar. Analizando lo que he visto y lo que él dice solo cabe en mi mente la siguiente idea y pensamiento:“Me gustaría mucho que a veces la gente del circo que tanto admiro y estimo dejara de lado las pequeñeces, los conflictos, los sesgos, que de alguna forma se unieran sin importar religión, color político, si se es capataz, empleado, artista o empresario, me gustaría que esa unión hiciera la fuerza y se luchara por conseguir la tranquilidad para el bienestar de muchas personas que llegan a una edad en la cual ya no pueden seguir trabajando, mi sueño es que ojalá haya un lugar, un espacio grande donde todos tengan cabida, un lugar donde puedan acompañarse, donde sí se sienten enfermos puedan ser atendidos, donde si tienen hambre puedan comer, donde si tienen penas haya alguien dispuesto a dar consuelo, o por qué no!!, luchar por conseguir una pensión de gracia para todos los artistas de circo, parece una quimera lo mío, pero es algo totalmente factible, no soy nadie para dar consejos, no soy yo quién les diga lo que tiene que hacer, pero si como una persona de fibra sensible me atrevo a decirles que si se lucha por un objetivo y en conjunto las cosas por más difíciles que parezcan resultan posibles de alcanzar. Esa misma inteligencia que tienen para reinventarse y esa misma inteligencia que han tenido para sobrevivir a lo largo de la historia deben volcar la positiva mente para lograr cosas que si importan, en el mundo del circo hay mucha gente capacitada, inteligente y creo que si se propusieran hacer algo como lo que planteo o si tienen una idea mejor que la mía, no tengo dudas que lo conseguirían, al fin y al cabo los grandes inventos y creaciones de la historia de la humanidad nacieron de eso, una idea.Problemas y diferencias siempre va a haber, en todos lados los hay y hasta en las mejores familias, pero hay que ser capaz de separar las cosas y actuar siempre pensando que todo tiene solución y que si se habla y actúa con espíritu sereno la felicidad nos seguirá como la sombra que no nos abandona.

A Arturo aún le queda tiempo para seguir haciendo lo que ama, el día menos pensado volverá en gloria y majestad a llenarse de luces, maquillaje y aplausos, pero tarde o temprano le llegará el día en que tal vez ya no pueda hacer lo que alguna vez adoptó cómo forma de vida ¡¡¡¡¡¡ser artista de circo!!!!!!!, y al igual que a él a muchos otros también les pasará lo mismo, y así cómo muchos en su juventud dejaron sus hogares para seguir la vida nómada del circo, lindo sería que pudieran seguir hasta el final de sus días al lado de sus compañeros y puedan estar acompañados recordando las vivencias del pasado, mal que mal muchos al dejar sus casas se olvidaron de sus familias sanguíneas y adoptaron como su verdadera familia a la gente de mi querido circo chileno.Gracias Arturo, gracias por tu ejemplo, representas digna y orgullosamente a tu gente y a muchos que vemos en ti a un hombre noble y trabajador.

PD: Espero que mis palabras no molesten a nadie, lo que escribo está hecho con respeto, pensado y escrito con el corazón.

Con afecto, Romeo Hernández Ortiz.

Deja un comentario.