LA Columna de Gaspar Altamar Hoy trapecios con la cuadrupe de Gastoncito Maluenda

Puede ser una imagen de 3 personas, incluido Gaston Pipo Maluenda

Son eximios acróbatas de la velocidad, vencedores de la fuerza de gravedad, sus destrezas sobrepasan el límite de lo humano, el cuádruple en el espacio es a ojos descubiertos, pero a ciegas, sólo su mente lo conduce a los cuatro círculos del globo imaginario para encontrarse con quien lo libera del vació; su cátcher. Es una obra de arte creada en el espacio, movimiento, elegancia, agilidad, delicadeza, figuración única e irrepetible. Gastón Maluenda Jr. ya ha sido ingresado a la lista de los mejores trapecista del mundo, tan sólo tiene 19 años de edad de fructífera carrera, de muchos países ha recibido saludos de felicitaciones y reconocimiento. A los jóvenes trapecistas chilenos sigan la huella de los dos mejores trapecistas de la historia del circo chileno; Jonathan González y Gastón Maluenda Jr., la huella de la perseverancia; de la constancia; de la persistencia; de la vocación y pasión por el arte circense.

Puede ser una imagen de Gaston Pipo Maluenda

Ese día, 18 de agosto de 2021, como en otros, llegó Gastón al Circus Caballero en Camarillo, California. La familia Caballero administra dos Circos. En esta catedral del arte circense están los mejores trapecistas del mundo, los entrenamientos se realizan todos los días después de la última función y de madrugada una estricta preparación física. La familia Caballero ha logrado que cinco de sus integrantes realizaran el cuádruple salto mortal. Nombrémoslos: primero fue Rubén, el año 1985, Luis; el 1994, Rubén Jr.; el 2017, Anru; el 2021 y Gunther; el 2021. En este ambiente donde el lenguaje son los trapecios entrenaba Gastón. Sin embargo, en este entorno reinaba la esperanza, optimismo de que lograría tan ansiada y compleja meta. No obstante, para Gastón se había tornado esquivo, lo dejaba tan cerca de su cátcher, sólo faltaba un hilo, el corte perfecto para el agarre, pero terminaba a su suerte, sumido a la red, de ahí se ponía de pie y sus amigos, los hermanos Caballero, le daban ánimo.Durante esos días se había creado una sincera amistad entre Gastón y los hijos de don Rubén y Luis Caballero, todos reconocidos trapecistas, conversaban con el silabario de los vuelos. Gastón se sentía grato y bien acogido.Además su padre Gastón, su madre María y sus hermanos viajaron a Los Estados Unidos para acompañar a su hijo y visitar a su familia.

El ambiente era grato y propicio para que Gastón Pipo, como le dicen sus cercanos, emprendiera el vuelo más importante de su vida.Ese día, miércoles 18 de agosto, Gastón no tenía planificado ensayar, se lo había dicho a sus padres, quienes decidieron visitar a su familia. Sin embargo, la troupe juvenil de los Caballero, junto a Gastón, decidieron un nuevo intento.La plataforma y los trapecios esperan este día tan ansiado, los minutos se acercan al instante preciso. Se inician los vuelos, Gastón se aproxima con dos full dobles a la perfección, el triple en V se vuelca al espacio con elegancia. Marco Caballero el cátcher de oro, manos de acero, se balancea cómodamente sentado en su trapecio, concentrado en su meta; ha compartido la autoría de tres cuádruples y espera sumar una estrella más a su carrera. Gastón, cuál atleta al inicio del desafío, se posesiona en estado de alerta, su mano derecha asida al trapecio. Marco alza sus piernas, se aferran a los empates del trapecio, ahí están sus gloriosas manos, en tan sólo un segundo su mente deberá reaccionar cuando el volante corte el vuelo y se entregue a sus manos.

Puede ser una imagen de Gaston Pipo Maluenda y Gaston Jr Maluenda Gonzalez y personas sonriendo

Rubén Jr. Caballero pregona a viva voz la partida, de manera instantánea Gastón se entrega a su vuelo, de bajada con energía flexiona su cuerpo hasta la cima de la carpa, vuelve con la misma elegancia hacia la máxima altura de la plataforma, a sus pie tendidos en la barra del trapecio, sigue en su mente el sendero imaginario, aquel que había repasado tantas veces en las horas previas a su sueño, se suelta del trapecio, gira las cuatro vueltas en tan sólo dos segundos, su cátcher, estaba alerta, vigilante y en tan sólo un segundo de reacción instantánea sus manos lo atrapan.

Ahí el viajero del espacio conducido por su cátcher, lleno de emociones indescriptibles, lo impulsa y lo devuelve a su trapecio. Arriba a la plataforma, a la estación de sus sueños, como el segundo chileno que logra el cuádruple salto mortal, sólo reservado para los mejores del mundo.El ambiente se torna incontenible de emociones; la vivencia de un cuádruple salto mortal es única e irrepetible. Gastón en la pista lo celebra con su amigo Rubén, se abrazan, saltan juntos, mientras Marco sonriente los observa desde su trapecio. Se ha desprendido desde sus hombros esa enorme responsabilidad que portaba hace tan sólo unos minutos, ya no será necesario dar explicaciones, ahí está la evidencia- se dice Gastón- mientras observa la grabación de su cuádruple.No es tan sólo este cuádruple, Gastón realiza otros siete con su cátcher Marco Caballero e incluso en una de las funciones del Circus Caballero se ejecutan dos cuádruples, uno de Gastón y el otro de Gunther Caballero.

Puede ser una imagen de Gaston Pipo Maluenda y sonriendo

Hace veintitrés años lo realizaron los hermanos Caballero, Luis y Rubén, en un gimnasio y ahora, por primera vez bajo una carpa.Según From James Cole, sólo veintisiete trapecistas en el mundo han logrado realizar el cuádruple salto mortal, entre ellos Gastón Maluenda Jr., en el lapso de 40 años.Sin embargo, no todos los trapecistas que han logrado realizar el cuádruple han tenido continuidad en su ejecución, Gastón a tan sólo unos días de su primer cuádruple, ya ha agregado siete.En Chile durante el transcurso de la pandemia siguió ensayando, bajo el cielo soleado, nuboso, la suave brisa y llovizna. Desde niño se le reconoció su talento como acróbata, fue premiado e incomprendido cuando el jurado de los premios EMARCICH lo distinguió como el mejor trapecista el año 2019. Él nunca se manifestó molesto, siempre con mucha humildad siguió entrenando como una abeja silenciosa, todo lo asumió con naturalidad, es un joven de buen corazón, ama a su familia, a sus amigos y a su mejor aliado; el circo.

Gastón Maluenda Jr. pertenece a la séptima generación de la familia Maluenda, su abuelo Rafael lo formó como acróbata y como trapecista se entrenó en la troupe del Circo Los Tachuelas, recibió también las enseñanzas de su padre Gastón , trapecista y equilibrista en el péndulo y su madre María. Heredero de la formación valórica del circo tradicional chileno.Actualmente es trapecista del Circo Los Maluenda, cuyos dueños son sus padres. Después de tres meses en los Estados Unidos ha vuelto a Chile

.El cuádruple giro en los trapecios es unos de los ejercicios más difíciles de realizar, muchos lo han intentado, pocos lo han logrado.

Para el Diario La Leona desde Los Angeles Chile

Gaspar Altamar M., Corresponsal del Diario la Leona

Deja un comentario.