Hoy la Columna de Romeo en el Adiós de Cesar Sanchez

Puede ser una imagen de 1 persona

El día hoy ha partido al circo celestial César Sánchez y con ello el circo chileno pierde otro de sus grandes artistas.César Sánchez, artista circense chileno de reconocida trayectoria nacional e internacional como “ciclista cómico”, junto a su padre el señor Manuel Sánchez forman uno de los más memorables dúos de ciclistas cómicos en la historia del circo chileno. Bautizados por Don Enrique Venturino Soto como la dupla “Jhon and Teddy”, se presentan con un éxito insospechado en el gran circo internacional Águilas Humanas en el año 1947.

Puede ser una imagen de 2 personas y personas sonriendo

Tan grandioso fue el debut de esta dupla que Venturino Soto decide cambiar la programación y al día siguiente César y su Padre Manuel son los encargados de cerrar la primera parte de la función. En el Circo Las Águilas Humanas esta dupla de padre e hijo se llenaron de fama y gloria, la misma que los llevó prácticamente a recorrer toda América donde con éxito se presentaron en los más famosos circos del continente como en el año 1958 cuando debutan en Colombia en el gigante circo de 3 pistas “Royal Dumbar”, si bien su debut no lo hacen en la pista central, tan buena fue su presentación que a pedido del dueño quién más allá de felicitarlos personalmente por su acto los deja como número de atracción en la pista central de este gigante circo sudamericano, repitiendo con creces el éxito alcanzado en nuestro país.Alumno aventajado, un prodigioso que no pudo tener mejor profesor para que le enseñara el acto de bicicletas cómicas como su padre.

Puede ser una imagen de una o varias personas y personas de pie

Si bien César el número lo aprendió ya siendo un adolescente, seguramente su disciplina y rigurosidad adquirida en la marina y en su formación desde niño, le ayudó y sirvió para que recién a sus 17 años aproximademente aprendiera de forma excepcional el número que lo llevó a lo más alto de las artes circenses siendo su debut nada más ni nada menos que en el gran Circo Las Águilas Humanas. Durante muchos años el sueño de todo artista circense chileno era llegar a la pista de éste gran circo ya que sus producciones se caracterizaban por tener en sus espectáculos a los mejores artistas de Chile y del mundo. Grandes atracciones y artistas de fama mundial pisaron la pista del grandioso Águilas Humanas y entre ellos el querido César y su padre Manuel, quienes gracias a su talento eran aplaudidos de pie y en más de una oportunidad debieron volver a pista a repetir el número porque el público así lo pedía.Con la partida César y en un año muy difícil para las artes circenses, el circo chileno se queda sumido en la pena y amargura al ver como hoy pierde a otro de sus grandes baluartes y a un artista que con su acto está considerado cómo como uno de los mejores números de bicicleta en la historia del circo chileno.

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

El legado que hoy deja Don César es de un valor enorme no solo para el circo chileno sino que también para su familia a la cual siempre le inculcó los valores del respeto, el amor y la educación ya que César fue un hombre de innumerables cualidades humanas, un hombre culto, responsable, trabajador, cariñoso, buen hijo, padre, esposo, hermano. Nunca dejó de enseñar y traspasar sus conocimientos a las nuevas generaciones, generaciones que por su puesto supieron heredar su arte, seguir la tradición de los “Sánchez Ciclistas”.Al terminar, y tal cómo escribí hace un tiempo atrás, quiero decir que la partida de Don César debería hacernos reflexionar y mirar hacia el pasado para darnos cuenta del gran legado que heredan los jóvenes circenses de hoy, un legado que se ha hecho a base de esfuerzo, inteligencia y esmero, un legado que vale la pena hacer perdurar y un legado que merece ser valorado por ser único y parte de la historia cultural de nuestro país.

Puede ser una imagen de 2 personas

Puede ser una imagen de 3 personas, incluido Joaquin Gaston Maluenda Quezada y libro

Don César, buen viaje, gracias por su historia de vida, por cambiar la marina, el traje formal, la gorra, el mar y los barcos, por las luces, los aplausos, los trajes llenos de luz, la carpa y las bicicletas, gracias por su ejemplo, gracias por su bondad, por su talento, por siempre querer lo mejor para todos y cómo no, por amar tanto a lo que fue su pasión y vida, el circo.Un abrazo al cielo para usted y un abrazo fraterno a toda la familia.En memoria de César Sánchez Camus (Q. E. P. D), marzo 2021.

Puede ser una imagen de 1 persona

Dedico estás palabras a toda la familia Sánchez y a toda la gente de mi querido circo chileno, un abrazo para todos. Con afecto, admiración y cariño,

Romeo Hernández Ortiz. Corresponsal del Diario La Leona

Deja un comentario.